Una vez me dijeron que un texto te deja de pertenecer en el momento en que lo rubricas con el punto final. A partir de ahi pasa a ser propiedad de quienes lo leen. Y cada uno tiene su propio texto. De ser cierto tengo que pedirte comprensión, algo de cariño, paciencia y buen humor cuando no pienses como yo...que será en muchas ocasiones.Espero que este blog sea un humilde homenaje a aquellas reuniones nocturnas de nuestros abuelos; leoneses que compartían vivencias y opiniones al calor de la lumbre.
Bienvenido a este lugar que ya es de los dos.

viernes, 17 de abril de 2009

HABLANDO CLARO SE ENTIENDE LA GENTE


Hace unas fechas fui a Valladolid al Congreso de sus Nuevas Generaciones. Fui atraído por un supuesto cóctel imaginario que nunca apareció; pero, sobre todo, por ver a algunos buenos amigos y escuchar en directo las perlitas de un tipo que para mí ha sido un ejemplo hasta que se jubiló. El cóctel, como digo, no apareció y las perlitas, tampoco. ¡Qué decepción! Pues no, la verdad que no. Venían tiempo atrás hablando de una ponencia que tenían como oro en paño, que expresaba verdades como puños y que pretendía ser eso mismo, puños en las mentiras de algunos.


"Ya están exagerando estos pucelanos" pensé yo convencido. Por aquí siempre hemos tenido a los chicos -y a los no tan chicos- de Valladolid como gente melindrosa, algo timoratos, mingafrias en el peor de los casos. Con el tiempo pensé que sería otra estrategia publicitaria para atraer gente a su Congreso, como lo del cóctel. El paso de los días me trajo la ponencia vía internet, a las tantas de la madrugada y con uno de los artífices en la sombra comentándome cada punto, haciéndome de Cicerone a través de las líneas. Lo cierto es que el mapa no necesitaba guía, se entendía por sí solo, hablaba claro y directo, quizá como nunca antes había escuchado hablar a alguien en política. Algunas de las cosas que decía llevaban la contraria a mis ideas, es lógico, en otras no estaba de acuerdo con la forma de expresarlo, es normal. Sin embargo, al acabar de leerlo, de un tirón, no pude menos que dar un aplauso virtual a la persona que me lo había hecho llegar. "Estas son mis ideas, ahí las tienes, no tengo otras, no pienso cambiarlas porque son mías, espero que las compartas, en caso de que no sea así, te respetaré y dialogaremos sobre ellas" parecía decir todo aquel escrito. Un golpe, un puñetazo a todos aquellos que viven sobre mentiras y tópicos obsoletos, pero sobre todo un verdadero KO a los funambulistas políticos que usan las ideas y las siglas para balancearse de unas a otras hasta siempre llegar a su objetivo.


Llegué a Valladolid -tarde, como siempre- conociendo lo mejor de su Congreso, sin embargo, aún me gustó más ver como un chico al que no había visto en mi vida hablaba emocionado de sus amigos y sus ideas, las mismas que yo había estado leyendo unas noches antes. El tipo hablaba con determinación, con conocimiento, se le notaba nervioso pero, sobre todo, se le notaba que creía aquello que estaba diciendo, por eso no tuvo ningún problema durante la intervención que dio a lo largo de más de diez minutos. Faltaba ver al nuevo presidente, a ese ya le conocía de antes y sabía que lo haría bien, fue una buena rubrica a un Congreso de gente que le dio una lección a los timoratos con una catarata de ideas claras

4 comentarios:

LosDosLadosDelManzanal dijo...

Algun día raptaremos a alguna de esas brillantes mentes, de momento nos conformaremos con alquilarlas por fines de semana....

petuxo dijo...

por mi todos ls findes que querais!

dlp dijo...

Felicidades por tu blog, sigue así!

la bañezana presumida dijo...

Engancha la claridad de las NNGG vallisoletanas... buena escuela, sí